En busca del apple crumble perfecto

Yo.

Dicen que aquí hacen un buen pastel de manzana, ¿es cierto?

Si me dieran a elegir un postre cada noche, ése sería una porción de apple crumble o un cuadrado de manzana. Actualmente estoy en una especie de campaña buscando el apple crumble perfecto, al menos para mi gusto (¿acaso no es todo subjetivo?).

La primera que probé es la de Humbertina que, por suerte, queda muy cerca de mi casa. Humbertina es un local dedicado exclusivamente a pastelería y se nota en la calidad de su apple crumble: el relleno es una pasta de manzana azucarada y el crumble es duro pero no tanto que no se pueda masticar. La masa, la parte más difícil de que me guste de la torta, es extrañamente deliciosa y nunca dejo ni una miga. Se le nota en el crumble un sutil gusto a canela nada invasivo. Definitivamente, mi favorita.

De Humbertina

De Humbertina

Otra en mi lista es la de Amelia. Esta tiene la particularidad de que cuenta con avena en el topping. El relleno es lo realmente bueno: también es una pasta de manzana muy rica. No está mal, pero ya no la pido cuando voy. Será que tienen muchas otras cosas ricas para probar en el menú.

En Pauline tienen dos opciones con manzana: una es un cuadrado de mil hojas (no, gracias) y la otra es, efectivamente, un crumble. El crumble propiamente dicho brilla por su ausencia: es rico pero pobre. El relleno está hecho por rodajas muy finitas de manzana verde que se separan al cortarla. La masa no es muy agradable que digamos, al menos no comparada con otras masas que probé ahí mismo. Es la que menos me gustó hasta el momento.

De Pauline

En Lola’s cupcakes tienen un cuadrado de crumble. Aunque su especialidad son, obviamente, los cupcakes, saben manejarse muy bien con esta torta. El relleno es tipo puré de manzana, la masa es húmeda y rica y el crumble, crocante. Quedé muy conforme. Además, el cuadrado es bastante generoso en cuestión de tamaño.

De Lola’s cupcakes

Fuera de Ramos tenemos Terrazza, en San Miguel. Su torta de manzana (es la manera correcta de decirla en este caso) tiene un delicioso topping y, aunque su relleno también esté en rodajas, son más pedazos más gruesos que los de Pauline y con un sabor más dulce. Me recuerda a las tortitas de manzana que hacía la abuela de Juan, de las que comí tantas que terminé enferma.

Por último, en Palermo está La Panera Rosa, un lugar muy femenino, ya desde el nombre hasta la decoración. El apple crumble que ofrecen es húmedo, con una buena masa y un crumble a la altura. Y, vale la pena destacarlo, es una porción de torta bastante grande.

De La Panera Rosa

De La Panera Rosa

Ésas son mis aventuras por el momento en la búsqueda de la torta de manzana perfecta. Hasta ahora, Humbertina gana por goleada. Espero conocer pronto nuevos lugares y ampliar mis horizontes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *